Comercio Exterior
19 de Agosto de 2018

El Software más Avanzado en Comercio Exterior Argentino
hypersoft.sa@gmail.com

Google

 

 
Hot News


Importadores recurren al dólar futuro para resguardarse de la incertidumbre cambiaria  


La gran volatilidad del dólar durante este año no sólo generó varios trastornos para la economía doméstica, como su traslado en parte a los precios, sino que generó también que aquellas empresas que poseen un fuerte componente importado en su ecuación de negocio que venden a sus clientes con un mediano plazo de cobro, queden realmente “golpeadas”.

El tipo de cambio llegó a subir un máximo de 56% en el primer semestre del año, con un notorio salto en la cotización entre mayo y junio.

Por lo que aquellos que vendieron sus productos antes de ese período con un valor por dólar mayorista de $20, para cobrar dichas transacciones de 30 a 120 días posteriores, el transe que debieron afrontar, cuando el billete escaló hasta un tope de $28,85 a fines de junio, fue muy grande.

La cuenta es simple: en los casos de los intermediarios de artículos finales 100% importados, por la importante devaluación que hubo el costo les subió hasta 56% en apenas unos meses, mientras que los pesos que cobraron por las transacciones en el plazo estipulado fueron los mismos a los pactados originalmente.

“El 90% de importadores volcó económicamente en los últimos meses, porque sólo pudieron reponer la mitad del stock que vendieron por causa de la suba del dólar. Es que salieron a vender para cobrar a plazo con un dólar de $20 y en poco tiempo se les fue a más de $28”, resume Mariano Sardans, CEO de la gerenciadora de patrimonios FDI, que maneja unas 600 empresas de todo tipo de rubros y tamaños.

“El 90% de importadores volcó económicamente en los últimos meses, porque sólo pudieron reponer la mitad del stock que vendieron”, dice el analista Mariano Sardans

Por ello, pese a la estabilidad actual del tipo de cambio, para evitar que se repita una situación similar y no salgan perdiendo nuevamente plata, aseguran algunas fuentes que varios importadores ya están aplicando en sus operaciones para cobrar a mediano plazo el precio que arrojan los mercados de dólar futuro.

Este instrumento suele ser negociado por las empresas en el Rofex, y son contratos para asegurarse un determinado valor de compra de divisas en un mes puntual, dentro del período de un año. En resumen, se intenta salvaguardar el mismo poder actual de adquisición de dólares dentro de una fecha determinada.

De hecho, el valor para fin de agosto se negoció el viernes a $28,05, para septiembre a $28,85, octubre a $29,80 y para fin de año se va a $31,46 para la venta.

Es decir, desde ahora hasta diciembre que viene el incremento en el precio de la divisa estadounidense se contempla en la City en torno al 15,3%.

El billete mayorista cerró el viernes a $27,29, por lo tanto, de acuerdo al valor operado para cada plazo de los futuros, un cliente va a pagar dentro de:

-30 días (fin de agosto), un incremento aplicado de 2,8% extra.

-A 60 días, debería recargarle al valor de su compra un 5,7%

-A 90 días, se le aplicaría un aumento al monto acordado en el presente de 9,2%.

Otros parámetros para estimar el valor futuro del dólar son algunas proyecciones de los expertos.

El Banco Central publicó el jueves pasado su Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) de julio, en el que encuestó a unos 52 analistas que brindaron sus estimaciones respecto a las principales variables de la economía.

En ese informe, los economistas estipularon que el dólar cerrará agosto a una mediana de $28,10 (muy similar a lo negociado en los futuros del Rofex), lo que representa una baja de 80 centavos en comparación a las previsiones del mes pasado, cuando estimaban para la misma fecha un precio de $28,90.

En cambio, los pronósticos para diciembre fueron de un valor para el tipo de cambio de $30,5, apenas por encima de los $30,3 considerados en junio para fin de año.

En resumen, Sardans considera que tras la abrupta suba del billete estadounidense en el año, “el empresario se dio cuenta que el dólar es errático y volátil”, por lo que ahora intenta protegerse con una herramienta operada en el mercado para evitar sufrir un nuevo cimbronazo cambiario que pueda desajustar sus finanzas.-

Fuente: Revista Container